jueves, 28 de junio de 2012

Maestro

El maestro es modelo de identificación: significa esto que lo único que se puede enseñar es lo que el maestro mismo sea; si científico, podrá enseñar ciencia, si progresista y moderno, podrá enseñar progreso y racionalidad, si apasionado y vital, podrá enseñar ideales, pero para llegar a ser modelo, en el maestro, ha de primar el conócete a ti mismo.
b. El maestro es un humanista: es, ante todo, un especialista en el hombre, para ello el aula ha de ser un aula de humanidad.

c. Ha de prepararse para las nuevas posibilidades históricas de la escuela; pues la escuela ha dejado de ser el principal factor de socialización de los estudiantes.

d. Prepararse para asumir y producir en los alumnos la nueva fuerza productiva: el conocimiento.

e. Promulgador de centros y ambientes de aprendizaje especialmente dotados para que grupos de aprendices se apropien de manera más sistemática y creadora de los contenidos de la ciencia y del arte.

En consonancia con los lineamientos; el maestro ha de pensarse no simplemente como el especialista que domina una ciencia cualquiera, sino que además requiere comunicarse con un grupo de estudiantes concretos, histórica y culturalmente determinados, por ello ha de reconocer los contextos.

Asumir la enseñanza por procesos.

h. Respetuoso del diálogo, pues es en él, en la discusión de los diferentes puntos de vista, en la confrontación de las perspectivas y en la comprensión de las situaciones reales como el estudiante comprende el mundo, a sí mismo y se forma a sí mismo como hombre, en la auto -responsabilidad, en la autonomía y en la realidad. Pero antes de brindar la participación hay que construir las condiciones para ella.

Una persona capaz de abrir su mente a las nuevas tendencias:

  1. Tendencia a descentralizar la educación desvinculándola del aula, del horario, del grupo fijo de estudiantes.
  2. Tendencia a sustituir la escuela técnica por la presencia directa de los aprendices en los centros de producción.
  3. Tendencia a desmasificar la educación y a enfatizar la individualización; permitiendo una flexibilidad curricular e incrementando el uso de multimedia.
  4. Tendencia a la creación de multicentros de información cultural y cientificotécnica con guías en vez de maestros

La identidad profesional e intelectual del maestro no proviene del contenido específico de sus enseñanzas sino del objeto empírico sobre el que trabaja, así el compromiso del maestro no es con la ciencia que enseña sino con la voluntad que forma. Reconozcamoslo, no es fácil llegar a ser maestro, pero con paciencia, vocación, amor por lo que se hace y, sobre todo, comprensión de lo que se espera de él, el camino de lo realizable llegará al camino que entiende Escobedo: “al sueño que dirige las acciones para que se hagan realidad”. La formación del maestro, sin embargo, no es sólo el resultado espiritual sino sobre todo el proceso interior de permanente desarrollo asumido conscientemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada